menu

Madrid +34 911 847 862 | Barcelona +34 935 041 055

Vigilando y controlando los aspectos más críticos de su negocio

SINEZERE engloba todas aquellas tareas recurrentes, predecibles y susceptibles de ser automatizadas y operadas por personal cualificado, ya sea en las instalaciones del propio cliente, o en el centro de operaciones de SINEZERE.

El servicio de supervisión de SINEZERE vigila y controla los sistemas de información de los clientes con recursos propios de SINEZERE, permitiendo un ahorro de costes para nuestros clientes tanto a nivel de inversión en infraestructura propia, así como de personal dedicado.

El personal operativo dedicado en SINEZERE y los recursos tecnológicos en producción para su prestación aseguran una acción inmediata de acuerdo a los procedimientos previamente pactados con el cliente, asegurando una tranquilidad 24×7.

 

Contacta con nosotros para solicitar información

Servicio al puesto de trabajo

Se trata de gestionar integralmente las necesidades del día a día que surgen en el puesto trabajo. Sinezere ofrece las herramientas necesarias para la recepción de incidencias de cualquier tipo y tecnología, consultas y resoluciones relacionadas con la informática interna de nuestros clientes incorporando la metodología, equipos y recursos humanos más apropiados.

Desde aquí somos totalmente conscientes y podemos afirmar que Sinezere puede ayudarle en su negocio.

¿Por qué nosotros? Monitorización como servicio

Servicios de valor añadido

La capacidad de los nuevos paradigmas de movilidad, Big Data, cloud y social business para generar nuevas oportunidades de negocio impulsan importantes renovaciones tecnológicas, pero sus ventajas a la hora de agilizar los procesos, mejorar la productividad o minimizar costes pueden quedarse en nada si no se vigila de cerca el rendimiento de la infraestructura desplegada.

En el modelo Maas (Monitorización como Servicio) consiste en delegar en profesionales especializados en las operaciones de supervisión y mantenimiento de los Sistemas TI, desde toda la infraestructura tecnológica hasta procesos de negocio concretos que la organización considere más críticos o, incluso, la propia experiencia de usuario.

Los beneficios para el negocio aumentan si a un mantenimiento correctivo que actúe de manera inmediata ante cualquier incidencia, se suma una actitud preventiva que informe sobre riesgos futuros en los servicios TI monitorizados, adelantándose a posibles problemas que puedan aparecer. Esto es vital para asegurar que cualquier cambio en el negocio va a contar con el soporte TI necesario.

Conocer la experiencia del usuario

A la hora de elegir el socio tecnológico adecuado para realizar estas tareas es importante exigirle, además de este perfil proactivo, una alta capacitación que permita monitorizar desde un servicio básico, más centrado en la disponibilidad de infraestructura, hasta un servicio avanzado, más enfocado en los sistemas e incluso el rendimiento de aplicaciones y la experiencia de usuario, para garantizar su calidad, algo transcendental en el competitivo mercado actual.

Este nivel de detalle no se consigue únicamente con herramientas estándar, sino que requiere de un sistema de monitorización que permita la integración de múltiples soluciones y su personalización; incluso el desarrollo de monitores específicos, capaces de actuar con todo tipo de aplicación o servicio, ya sean sistemas propietarios u open source, alojados en plataformas físicas, virtuales o cloud, e incluso entornos híbridos, por los que están optando la mayoría de las organizaciones.

Ese mismo nivel de personalización y flexibilidad debe trasladarse al servicio prestado a cada cliente, pudiendo ajustarse a distintas variables según sus necesidades, tipo de negocio y criticidad. Por ejemplo, habrá empresas que necesiten estar operativas continuamente pero no dispongan de un equipo especializado y soliciten atención continua 24×7, otras sí y únicamente precisen un apoyo avanzado en ciertos casos o franjas horarias; unas organizaciones preferirán conocer puntualmente los avances en cada incidencia, vía email o llamada telefónica, e incluso participar en su resolución, mientras que otras sólo requerirán reportes periódicos de su estado.

Es importante que, aunque el cliente haya delegado la gestión de su infraestructura TI, disponga de información actualizada de su estado. Por eso, resulta muy interesante que el proveedor del servicio facilite a sus clientes la posibilidad de acceder a un portal donde visualizar, en tiempo real, el estado de sus procesos de negocio e incluso disponga de mapas de servicio, que relacionen cada una de las distintas capas tecnológicas involucradas, proporcionándole la posibilidad de supervisar en todo momento el servicio de monitorización prestado como valor añadido.